Circulación

La mala circulación es un problema frecuente que provoca celulitis, manos y pies fríos y calambres nocturnos, entre otros síntomas. Cuando las paredes de los vasos sanguíneos pierden elasticidad, la circulación de la sangre se dificulta.

El calor no es aliado de la circulación, en los días más calurosos, notamos los molestos síntomas, como retención de líquidos, pesadez de las piernas, aletargamiento y calambres nocturnos.

Aquí van unos consejos de los alimentos adecuados y los poco adecuados que os serán de ayuda, sin olvidar que el ejercicio y ser positivo ayudan a mejorar nuestro sistema circulatorio.

 

ALIMENTOS POCO ADECUADOS

El consumo de  grasas saturadas es dañino para nuestro organismo debido a que tiende a aumentar los niveles de triglicéridos y colesterol además de  aumentar la viscosidad de la sangre, lo que dificulta su circulación.

Este tipo de grasa se encuentra en los lácteos enteros, la nata, la mantequilla, los embutidos, el tocino, la repostería industrial elaborada con aceites de coco o de palma, numerosos platos precocinados.

El consumo de estos alimentos en pequeñas proporciones, también es necesario para nuestro organismo, pero en exceso, puede ser dañino. Las personas con alteraciones de la circulación siempre deben consultar a su médico los alimentos que deben suprimir o reducir de cantidad en su dieta.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS

La grasa poli-insaturada al contrario que la saturada, tiene la capacidad de disminuir la viscosidad de la sangre, por lo que favorece la corriente sanguínea.

Este tipo de grasas se encuentran en los aceites de semillas (girasol, maíz, soja…), los frutos secos y el pescado azul.

Estas grasas aumentan el “colesterol bueno” y hacen que el “colesterol malo” no se acumule alrededor de las arterias, por lo que evitan la formación de placas en las paredes de los vasos sanguíneos.

Los alimentos vegetales son ricos fibra, un elemento muy beneficioso en caso de que suframos problemas de circulación, ya que la fibra tiene la cualidad de captar ciertas sustancias a nivel intestinal impidiendo su absorción, entre ellas el colesterol y las grasas. De ahí la importancia de que incluir abundantes vegetales cada día y en cada comida, sobre todo si se sufren problemas circulatorios.

EL CONSUMO DE LÍQUIDOS

Los líquidos ayudan en gran medida a la circulación ya que eliminan toxinas y facilitan el retorno de la sangre.

Un modo de ingerir líquidos es en forma de infusiones:

TÉ ROJO

Desintoxica y depura activando el metabolismo. Refuerza el sistema inmunitario, preserva de las infecciones. Facilita la digestión de las comidas grasas y estimula la secreción de las glándulas digestivas. Disminuye el nivel de colesterol, y es un gran antioxidante.

DIENTE DE LEÓN

Es una de las plantas más diuréticas que existen. Es uno de los mejores depurativos para nuestro organismo, y favorece la expulsión de piedras en el riñón, mejora la circulación y ayuda contra la anemia.

¡¡¡¡Ayuda a tu organismo a sentirse bien!!!!

Esta entrada fue publicada en Salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para confirmar que no es spam, por favor, realiza esta operación: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Al hacer un comentario, aceptas que instalemos una cookie en tu navegador con el fin de facilitar tu interacción con nosotros (mantener tu sesión activa, e identificar que eres tú en futuras visitas a nuestro blog).