¿Cómo debemos cuidar nuestro cuello?

El cuello es una zona frágil, fina y en esta zona los años se marcan con más facilidad. ¿Cómo debemos cuidarlo?.

  • Los factores externos, la contaminación, los gestos que hacemos constantemente, van marcando nuestro cuello.
  • El cuello contiene muy pocas glándulas sebáceas, lo que hace que también la cantidad de agua sea escasa y sea una de las zonas más deshidratadas de nuestro cuerpo.
  • Debido a todo esto, esta zona envejece con mayor velocidad, sus fibras de colágeno y elastina se deterioran y dan facilidad a las nuevas arrugas, la piel se seca y pierde elasticidad.
Debemos mantener esta zona limpia, con los mismos cuidados que hacemos en la piel de nuestra cara.

Hay productos con mayor concentración en aceites y agentes hidratantes que son específicos para la zona del cuello y que ayudan a reforzar, dar firmeza y devolver la belleza natural de esta zona.

El perfume y la colonia favorece la aparición de manchas en esta zona con lo que deberíamos evitarlo en la medida de lo posible.

El cuello no posee gran masa muscular, esto impide su tonificación mediante ejercicios.

El agua fría en esta zona favorece la circulación y estimula las células encargadas de la tensión y la hidratación.

La postura también es un factor muy importante para tener esta zona cuidada.

¿Y si tengo el cuello largo o corto?

Cuello corto

  1. Para disimular un cuello corto no uses ni gargantillas ni pañuelos, y utiliza escotes en uve.
  2. Tampoco favorecen las rayas horizontales.
  3. No debes usar prendas que opriman el cuello.

Cuello largo

  1. Cuello largo
  2. El cuello largo no es calificado como defecto, sino como Virtud.
  3. Los escotes pronunciados alargan el cuello , no los uses a no ser que los acompañes de pañuelos o gargantillas.
  4. Debemos evitar el cabello muy largo o muy corto ya que el cuello parecerá más largo.

 

Al igual que las manos el cuello delata la edad y la forma más fácil de que no se note es prestarle atención. Un cuello cuidado es un cuello bonito.

 

Esta entrada fue publicada en Salud, Tratamientos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para confirmar que no es spam, por favor, realiza esta operación: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Al hacer un comentario, aceptas que instalemos una cookie en tu navegador con el fin de facilitar tu interacción con nosotros (mantener tu sesión activa, e identificar que eres tú en futuras visitas a nuestro blog).