El aceite esencial para tu piel

Los aceites esenciales aportan a nuestra piel un efecto suave y sedoso, que no consigue la crema, nutre en profundidad debido a sus propiedades activas que penetran con mayor facilidad en nuestra epidermis.

Se puede utilizar tanto en cuerpo, rostro como en el cabello. 

Un buen truco para las uñas de nuestros pies y manos, es aplicar una pequeña cantidad de aceite, ya que notaremos nuestras uñas más suaves y fuertes.

En el verano también es un gran aliado después de haber tomado el Sol, ya que nos hidratará y nutrirá, y evitará que nos salgan manchas y que nuestra piel se queme con los excesos solares.

Para el pelo se han diseñado aceites esenciales no grasos, que se pueden aplicar todos los días, y que tienen propiedades nutritivas y suavizantes, y además estimulan la formación de colágeno.

Para nuestra cara también hay aceites no grasos, o vienen incluidos en nuestra crema diaria, tienen múltiples propiedades para mantener nuestra piel siempre perfecta.

Además de nutrir o hidratar también tiene muchas propiedades beneficiosas:

  • Contrarrestar el insomnio
  • Reducir el stress
  • Disminuir la ansiedad
  • Aliviar el dolor
  • Quitar la depresión
  • Aumentar las defensas inmunológicas
  • Corregir problemas estomacales crónicos
  • Se pueden utilizar para higienizar una habitación, ropa o artículos personales de la persona enferma
  • Evitar contagios:
  • Despejar las vías respiratorias
  • Aumentar las defensas del organismo:
  • Fluidificar las secreciones
  • Mejorar el sistema inmunológico
  • Calmar la tos
  • Dolor de garganta

Los aceites más famosos que nos podemos encontrar fácilmente en la cosmética son:

El aceite de rosa mosqueta, el cual es ideal para ayudar a cicatrizar quemaduras y pequeñas heridas, debido a su poder hidratante, nutritivo y sobre todo regenerador. Se utiliza en muchas cremas y tratamientos para arrugas, ya que repara las células dañadas, y previene de futuras manchas.

El aceite de Argán es muy rico en aceites grasos esenciales, lo que ayuda a la elasticidad de nuestra piel, y aporta gran cantidad de vitamina E. Es un gran antiedad.

El aceite de almendras contiene muchas sales minerales y vitaminas. Hidrata y calma hasta las pieles más descamadas.

El aceite de avellana, contiene calcio, vitaminas A y E, los cuales son los encargados de nutrir y dar energía a nuestras células para ayudarlas a defendernos de los daños externos. Suaviza la piel y la nutre en profundidad.

¡¡Lo natural es tendencia!!

¡¡Cuidarse, es salud!!

 


Esta entrada fue publicada en Salud, Tratamientos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para confirmar que no es spam, por favor, realiza esta operación: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Al hacer un comentario, aceptas que instalemos una cookie en tu navegador con el fin de facilitar tu interacción con nosotros (mantener tu sesión activa, e identificar que eres tú en futuras visitas a nuestro blog).