El colorete

El colorete debe dar al rostro un brillo natural para que nuestra cara se encuentre saludable en todo momento.

Algunas de nosotras lo podemos utilizar para dar relieve o resaltar los pómulos y dar un aspecto más juvenil, o para resaltar el mentón, la nariz o la frente.

Tenemos que huir de lineas marcadas, un colorete bien aplicado, es el que está más marcado en la zona central, y se va difuminando hacia el exterior, como podéis ver en la foto.

  • Podemos aplicar colorete en las sienes y los párpados para disimular el cansancio y el estrés acumulado a lo largo de los días.
  • Si aplicamos el colorete en el centro del pómulo, tendremos un aspecto más aniñado.
  • Si queremos ser más sofisticadas, podemos aplicarlo sobre el pómulo, y extenderlo hacia la sien difuminándolo.

El color de las mejillas debemos complementarlo con el de los labios, para que el maquillaje tenga armonía de tonalidades, y no quede excesivo o antinatural.

Por último, si queremos fijar durante más tiempo el colorete, debemos dar polvos sueltos sobre el.

¡¡Siéntete única, marca la diferencia!!

Esta entrada fue publicada en Maquillaje. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para confirmar que no es spam, por favor, realiza esta operación: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Al hacer un comentario, aceptas que instalemos una cookie en tu navegador con el fin de facilitar tu interacción con nosotros (mantener tu sesión activa, e identificar que eres tú en futuras visitas a nuestro blog).