Los beneficios del ejercicio

Como todos sabemos, la navidad es época de excesos y descontroles alimenticios. Es, además, el momento en el que muchos de nosotros nos proponemos retos como comer mejor, dejar de fumar o apuntarnos al gimnasio. La entrada de hoy pretende acrecentar el ánimo por la familiarización con la vida sana, mostrandoos todos los beneficios derivados del deporte.

SOBRE EL APARATO LOCOMOTOR

  • Incrementa la fuerza y resistencia muscular, necesaria tanto para actividades deportivas como para la propia postura corporal y el desarrollo de nuestra vida laboral.
  • Facilita la realización de todos los movimientos y las tareas cotidianas.
  • Previene la osteoporisis, puesto que el bombeo sanguíneo derivado de la actividad muscular permite la nutrición de nuestros huesos.
  • Previene la atrofia y el acortamiento muscular, así como la rigidez de las articulaciones.
  • Aumenta la propiocepción y el equilibrio, disminuyendo el riesgo de caídas.
  • Favorece la hidratación y nutrición de membranas y cartílagos, procurando una correcta función y mayor estabilidad de las articulaciones.

 

SOBRE EL SISTEMA CIRCULATORIO

  • Favorece el control de la tensión arterial.
  • Disminuye la frecuencia cardiaca en reposo.
  • Previene infartos, trombosis y embolias al disminuir el grado de viscosidad de la sangre.
  • Aumenta la elasticidad del endotelio vascular, mejorando su actividad.
  • Mejora el retorno venoso, previniendo problemas como las varices.
  • Previene la repetición de episodios cardíacos en pacientes coronarios.
  • Disminuye el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares a un nivel similar al abandono del tabaco.
  • Previene y controla el dolor muscular, articular, capsular y ligamentario.

 

SOBRE EL METABOLISMO

  • Mejora la capacidad cardiorrespiratoria, lo que conlleva una mayor aprovechamiento del oxígeno con un menor esfuerzo cardíaco y pulmonar.
  • Estimula el consumo de grasas para producir energía, con lo que contribuye a la pérdida de peso.
  • Colabora también con la disminución de los niveles de colesterol total y colesterol LDL (“malo”), con aumento del colesterol HDL (“bueno”).
  • Es fundamental para la prevención y el tratamiento de la diabetes, al mejorar la tolerancia a la glucosa.
  • Favorece el tránsito intestinal, evitando el estreñimiento y disminuyendo el riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Ayuda a controlar el apetito y, por tanto, el peso.

 

 

SOBRE EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

  • Mejora la respuesta inmunológica ante infecciones, traumatismos o cualquier otra alteración del organismo que provoque una respuesta inflamatoria.

 

SOBRE LA ESFERA PSICO-SOCIAL

  • Aumenta la sensación de bienestar y disminuye el estrés mental, gracias a la liberación de endorfinas, las “hormonas de la felicidad”.
  • Refuerza la autoconfianza y el autoestima.
  • Disminuye el nivel de agresividad, ira, ansiedad, angustia y depresión.
  • Mejora la imagen de uno mismo y la relación mente-cuerpo.
  • Sirve como medio de motivación, reduciendo la sensación de fatiga y potenciando la capacidad de trabajo.
  • Es un medio de apoyo para el abandono de conductas como el alcoholismo, el hábito tabáquico y la drogadicción.
  • Estimula valores como el compromiso, la constancia, el optimismo, el trabajo en grupo o la relación interpersonal.
  • Ayuda a descubrir técnicas de superación de retos, ampliable a cualquier otro ámbito.

 

OTROS BENEFICIOS

  • Reduce el insomnio y mejora la calidad del sueño.
  • Ayuda a reducir algunos síntomas de la menopausia, como las olas de calor y la sudoración nocturna.
  • Colabora con el mantenimiento de una vida sexual plena.
  • Prolonga la vida. Existen estudios que demuestran la reducción aproximadamente del 50% el riesgo de muerte prematura gracias al ejercicio, tanto en hombres como en mujeres.

 

Si, por cualquer motivo, no puedes acudir a centros deportivos o realizar actividades de larga duración, puedes seguir los siguientes consejos:

  • Fuera de casa: Utiliza el transporte para las actividades esenciales e intenta ir caminando a los sitios, sustituye el ascensor por las escaleras y sal a dar un paseo, no tienes por qué tener motivo para andar durante unos minutos, ¡no olvides que la vitamina D se activa gracias a la energía solar!
  • En casa: Si en tu domicilio hay escaleras ¡utilízalas!, puedes también hacer ejercicios calisténicos, es decir, con tu propio peso corporal: abdominales, flexiones, fondos, pulsiones, sentadillas, saltos… con un poco de imaginación podrás trabajar todos los grupos musculares sin necesidad de ningún aparato. Si añades una rutina de estiramientos (como los que expusimos el mes pasado), potenciarás tu bienestar físico.

 

Y no olvides cumplir las normas básicas:

– Utiliza un calzado adecuado.

Hidrátate durante y después del ejercicio.

– Si sufres alguna enfermedad o limitación física, consulta a un profesional especializado.

– Invierte al menos 30 minutos, 2 ó 3 días por semana.

Calienta y estira correctamente.

– Y, sobre todo, recuerda que el ejercicio no tiene por qué ser un castigo, ¡proponte disfrutar!

 

 

Esta entrada fue publicada en Salud, Tratamientos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para confirmar que no es spam, por favor, realiza esta operación: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Al hacer un comentario, aceptas que instalemos una cookie en tu navegador con el fin de facilitar tu interacción con nosotros (mantener tu sesión activa, e identificar que eres tú en futuras visitas a nuestro blog).